Cookies en la web del CICA. Utilizamos cookies para ofrecer la mejor experiencia en nuestra web. Por favor, acepte el uso de cookies pulsando el botón.

Aceptar uso de cookies
Show 0.2 1052x591 2021.07.01 imagen

La convocatoria de contratación de investigadores más prestigiosa de España financia a 3 científicos gallegos en el CICA de la Universidade da Coruña

01/jul/2021 Investigación TCMR NEUROcom QUIMOLMAT REACT!

Desde el mes de mayo, 3 investigadores gallegos del Centro de Investigaciones Científicas Avanzadas (CICA) de la Universidade da Coruña (UDC) cuentan con la financiación del programa de contratación más prestigioso del Ministerio de Ciencia e Innovación: las ayudas para contratos Ramón y Cajal.

El objetivo de estas ayudas es promover, por un lado, la incorporación de investigadores nacionales y extranjeros con una trayectoria destacada en centros de I+D y, por otro, la creación de puestos de trabajo permanentes para su consolidación. Los agraciados recibirán además 40 mil euros para gastos derivados del proyecto. De esta manera, Elena Pazos, Jesús Mosquera y José Luis Pardo tienen asegurados los siguientes cinco años de contratación en el CICA, que ya suma la mitad de los contratos activos Ramón y Cajal de la UDC.

¿Qué investigan estos científicos?

Elena Pazos es doctora en química y desde 2017 dirige su propio grupo en el CICA. Su excelencia científica la llevó a conseguir una ERC Starting Grant el año pasado, una de las ayudas más competitivas otorgadas por la Comisión Europea. Ahora, gracias al contrato Ramón y Cajal, desarrollará nuevos materiales inteligentes con aplicaciones biomédicas partiendo de proteínas de pequeño tamaño. Para la fabricación de estos materiales, la investigadora se inspira en las diminutas fibras que dan forma a las células de nuestro cuerpo (el citoesqueleto), las cuales son capaces de transformarse y responder a estímulos externos para adaptarse a las condiciones que las rodean.

Jesús Mosquera también es doctor en química y desde 2020 desarrolla su actividad investigadora en el CICA. Previamente había obtenido una ayuda de captación de talento de la Xunta de Galicia como investigador distinguido. Durante los próximos años desarrollará moléculas artificiales capaces de llevar a cabo ciertas funciones propias de las proteínas mediante una técnica llamada autoensamblaje molecular. El investigador lo define como <<agitar la caja de piezas de un puzzle 3D y obtener la estructura de la fotografía>>. Las moléculas resultantes prometen ser útiles herramientas biomédicas, casi una versión mejorada de las proteínas, ya que serán mucho más estables y podrán funcionar en condiciones no fisiológicas (fuera de las células).

José Luis Pardo es doctor en neurociencia conductual, es decir, estudia la relación entre el cerebro y el comportamiento. En 2018 llegó al CICA para establecer una nueva línea de investigación para la cual cuenta ahora con cinco años por delante. El investigador parte de una hipótesis, y es que nuestras funciones cognitivas, como la toma de decisiones, se han visto afectadas por el cambio que hemos experimentado desde que éramos cazadores hasta hoy, que la comida es abundante y se consigue con poco esfuerzo. Para probar esta hipótesis modificará las pautas de alimentación en roedores para ver cómo cambia su actividad cerebral y la ejecución de ciertas tareas.

Pero estos no son los únicos contratos Ramón y Cajal activos en el CICA, pues ya en la pasada convocatoria, la doctora en Farmacia e investigadora InTalent, Ana Rey, consiguió uno. Su proyecto se centra en la búsqueda de un tratamiento que regenere el cartílago en las articulaciones dañadas mediante terapia génica. Para ello, utiliza transportadores no virales para introducir fragmentos de ADN reparadores de tejido dentro de las células mesenquimales, un tipo muy concreto de células madre.

Una inversión cada vez mayor

En esta convocatoria, correspondiente al año 2019, el Gobierno ha invertido 80 millones de euros en 200 contratos, casi un 30% más de presupuesto que en la convocatoria anterior a la que dedicó 62 millones. Está previsto que esta inversión sea aún mayor en la, todavía no resuelta, convocatoria de 2020 gracias al plan de choque por la ciencia y la innovación, que reconoce el papel de la investigación científica y tecnológica como solución a la crisis sanitaria y clave en la recuperación económica.

Foto de izquierda a derecha: Ana Rey, Elena Pazos, Jesús Mosquera y José Luis Pardo